Trinidad, una ciudad de otro tiempo en Cuba

Trinidad es una de las ciudades cubanas más impresionantes. Adentrarse en sus calles adoquinadas es como viajar hacia los tiempos en que Cuba era colonia de España. Fue fundada como Villa de la Santísima Trinidad, la tercera luego de la llegada de los españoles a la isla en 1514 por Diego Velázquez de Cuéllar. Ha sido nombrada en 1988  Patrimonio Mundial de la Humanidad junto al Valle de los Ingenios.

Trinidad y sus construcciones

La trama sinuosa de sus calles, en muchas ocasiones adoquinadas con pequeñas cuestas, se dice servirían para evitar o hacer difícil la entrada de corsarios y piratas. Sus casas con cubiertas de barro y madera sostenidas por paredes de mampostería eran provenientes de Canarias y Andalucía con influencia mudéjar. Claro está, adaptándose a las características del trópico caribeño. Así, se ampliaba la altura de las plantas y el tamaño de puertas y ventanas.

Trinidad es hoy una ciudad-museo. Un paseo por sus calles representa un agradable paso por la historia del país caribeño y de la evolución de las colonias españolas.

trinidad cuba
Trinidad

Un destino obligatorio es su Plaza Mayor, con su parroquia de la Santísima Trinidad, sus museos y la musa de la danza y de la música, Terpsícore.

Notarás entre las callejuelas de la ciudad como se resisten al paso del tiempo muchos palacetes, herederos de un pasado próspero. Allí vivieron ricos nobles y terratenientes. Esto se debe a que en Trinidad fue centro estratégico del desarrollo de la industria azucarera y muchos alcanzaron importantes fortunas. También existían importantes comunidades de negros esclavos que eran explotados por los colonos en las plantaciones de caña de azúcar.

Muy cerca de Trinidad, a escasos siete kilómetros está el Valle de los Ingenios, un territorio donde se concentraban plantaciones y centrales azucareros. El viaje permite conocer como era el proceso de plantación, las costumbres y condiciones en las que se producía el azúcar. Se puede acceder de varias maneras: a caballo, auto o tren. Este último es el más recomendable. Un antiguo tren atraviesa el campo pasando por varios pueblitos. La principal parada es en Manaca Iznaga. Allí se puede subir a un mirador que es una antigua torre de vigilancia y una casa señorial, además de Ferias itinerantes de artesanía local.

torre iznaga trinidad
Torre Iznaga. Valle de los ingenios

Un detalle que resulta impresionante es la oportunidad para perpetuar con fotografías la belleza de la luz y vivos colores de Trinidad. Esto es producto de un cuidado trabajo de conservación, siendo una de las ciudades mejor conservadas de Latinoamérica.

A dónde ir en Trinidad

El casco histórico de Trinidad es pequeño. Se puede caminar en su totalidad. Lo mejor es usar zapatos cómodos y perderse por sus calles.

Plaza mayor y alrededores

Museo histórico municipal

Museo Romántico

Plaza Convento San Francisco

Escalinata y casa de la música

Playa Ancón

Salto del Caburní

Valle de los Ingenios

Cómo llegar a Trinidad

En camino desde Cienfuegos Trinidad está solo a una hora de viaje. También se puede llegar desde Sancti Spíritus. Se puede llegar en taxis, autobuses o autos de renta.

La ciudad en si misma no es la única atracción de la zona. Desde allí existen otros lugares ideales para hacer turismo de observación, excursiones y naturaleza.

 

No todo es arquitectura. Trinidad tiene muchísimos restaurantes y bares, ciertamente son altos los precios, igualados con muchas ciudades turísticas del mundo. Pero si te alejas un poco del casco urbano encuentras mejores precios. Y siempre te podrás tomar un mojito por 1 cuc en la Plaza Mayor.

Ya tienes todo listo para tu viaje?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *