Todos los caminos conducen a Cuba

Cuba está de moda. Así lo ven los medios. Cada día son más los actores, músicos, fotógrafos, cineastas que se acercan a su visualidad para inspirarse o inspirarnos. Las celebrities postean en sus redes su más reciente visita. Los empresarios se acercan para agarrar cuanto antes una cuota del pastel que supondría el mercado del Turismo. Los cruceros llegan cada vez con más frecuencia. Algo pasa en Cuba, algo tiene, pero qué se puede hacer en Cuba?

La Capital, la Habana

La habana es una ciudad única. La majestuosidad, eclecticismo y decadencia de sus edificaciones hacen de un paseo por la capital cubana, un viaje en el tiempo. Pero es a la vez una ciudad joven, bulliciosa, alegre, divertida. Sus vivos colores, el ambiente cálido y desenfadado, gente que va y viene sin prisas. En la Habana se disfruta la vida, el verano eterno, el calor humano, la sencillez.

Destinos obligatorios en un recorrido por la Habana son: Su casco histórico donde resaltan el Castillo de la Real Fuerza y el Complejo Morro Cabaña y su Catedral. Pasear por sus calles estrechas es una aventura. A su paso se encontrará con plazas, parques, museos, bares emblemáticos como la Bodeguita del Medio y el Floridita, y muchos bares y restaurantes llamados en Cuba paladares, para hacer una parada en un camino muy probablemente caluroso.

El malecón habanero, que cubre unos siete kilómetros, se extiende junto a la costa de este a oeste y brinda una caminata con vista al mar desde el casco histórico hacia una Habana más joven, el Vedado habanero, barrio que concentra gran parte de la vida diaria de los cubanos. En su Rampa, ocurren continuamente sucesos culturales a través de sus cines, centros culturales, bares, instituciones, galerías.

Una corta escapada permitirá llegar hasta La Plaza de Revolución, icónico sitio visitado cada año por miles de personas que se acercan por la curiosidad o por revivir momentos históricos acontecidos allí. Recomendable es subir al mirador del Memorial José Martí para obtener las vistas más impresionantes de la ciudad.

Paisajes y naturaleza

Pero Cuba no es solo La Habana. Por descubrir queda toda una isla y sus cayos afrodisíacos. En la provincia más occidental: Pinar del Río, sería necesario permanecer varios días para conocer parte de sus encantos. El parque Nacional del Valle de Viñales es la joya de la provincia. Sus mogotes ofrecen uno de los paisajes naturales más impresionante del país.

 

El Mural de la Prehistoria: el más alto del mundo a cielo abierto, esculpido sobre la roca, la cueva del Indio y el -sistema Cavernario de Santo Tomás y las plantaciones de tabaco son solo algunas de las maravillas que no se podrá perder.

Senderismo, paseos a caballo, escaladas, buceo, paracaidismo, todo esto es parte del ocio también en el interior de la isla. El Nicho en Cienfuegos, la Cueva del Pez en Playa Larga, La gran Piedra en la Sierra Maestra. Todo un país para descubrir.

 

Puesta de sol en la playa de Varadero, Cuba
Varadero es uno de los destinos de playa preferido tanto por visitantes como por nacionales.

Playas y más

Las playas cubanas son también exclusivas. El horizonte azul, aguas cristalinas y arenas blancas les han labrado la fama, colocándolas entre las mejores del mundo en los rankings de viajeros. Varadero es quizás la playa más internacional de Cuba, pero no es la única. Cayo Guillermo, Cayo Coco y Cayo Santa María se han convertido en destinos de sol y playa muy socorridos por los visitantes.

Imprescindibles son también ciudades como Trinidad, Camagüey, Holguín, Bayamo, Baracoa y otras. En cada una, tradiciones, cultura e historia. Yo más importante, la posibilidad de caminar, mano a mano junto a sus habitantes y comprender el mayor virtud de Cuba, su gente.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *